HDF 01 cover

Sábado, 23 de noviembre de 2013, a las 17:30 h,
en el Centro Joaquín Roncal (Fundación CAI-ASC)

 

Presentación

La habitación de Fermat de 2007, dirigida por Luis Piedrahita y Rodrigo Sopeña.
Es una película en el que las matemáticas, las ambiciones y los enigmas o juegos se reúnen.
El responsable de todo esto fue:
Messié Pierre de Fermat que vivió de 1601 a 1665 en Francia, jurista y matemático apodado «príncipe de los aficionados».
Fermat fue junto con René Descartes uno de los principales matemáticos de la primera mitad del siglo XVII. Descubrió el cálculo diferencial antes que Newton y Leibniz, fue cofundador de la teoría de probabilidades junto a Pascal e independientemente de Descartes, descubrió el principio fundamental de la geometría analítica.
Sin embargo, es más famoso por sus aportaciones a la teoría de números y sobre todo por el conocido como último teorema de Fermat, que volvió locos  a los matemáticos durante 350 años, hasta que fue demostrado en 1995. Era un bromista de mucho cuidado, y acostumbraba a escribir las soluciones a los problemas en el margen de los libros. Ésta es su broma más famosa:
Si n es un número entero mayor que 2, entonces no existen números enteros x, y y z, tales que se cumpla la igualdad:
 
Nótese que n es un entero mayor que 2, y x, y, z, no nulos. Es decir, ni x=0, ni y=0, ni z=0
No creáis que se ha demostrado el teorema, se ha demostrado que no es falso, que sirve pero no es lo mismo.

En los juegos matemáticos, las palabras son muy importantes porque deben ser muy exactas para decir esto y no lo otro. Pero las palabras también sirven para conocer que hay otras cosas en la vida que afectan a las matemáticas y a todo y que no debemos olvidar. Y Raymond Quenau nos lo demuestra en el siguiente texto:

ALGUNAS SOMERAS PUNTUALIZACIONES RELATIVAS A LAS PROPIEDADES AERODINÁMICAS DE LA SUMA
 En todas las tentativas llevadas a cabo hasta nuestros días para demostrar que
 2 + 2 =4,  no ha sido nunca tenida en cuenta la velocidad del viento.
La suma de los números enteros sólo es en efecto posible con tiempo en calma para que, una vez depositado el primer 2, se quede en su sitio hasta que pueda colocarse enseguida la crucecita, luego el segundo 2, y luego el pequeño muro sobre el que nos acomodaremos para, en fin, reflexionar el resultado. EL viento puede empezar a soplar, dos y dos ya son cuatro.
Que el viento comience a levantarse, y allá va el primer número al suelo. Que arrecie, le pasará lo mismo al segundo ¿cual es entonces el valor de

224

    Las matemáticas actuales no están en condición de respondernos.
Que el viento cause estragos, entonces la primera cifra se vuela, luego la crucecita, y así todo. Mas supongamos que vuelve la calma después de la desaparición de la cruz, entonces podríamos llegar a escribir el absurdo

2 = 4
    El viento no sólo se lleva, también trae. La unidad, número particularmente ligero y que una brisa sobra para desplazar puede así recaer en una suma donde no hace ninguna falta, a espaldas incluso del calculador. Algo parecido había intuido el matemático ruso Dostoïewsky cuando se atrevió a declarar que tenía una debilidad por el


2 + 2 = 5
    Las reglas de la numeración decimal prueban igualmente que los hindúes han debido probablemente formularse más o menos nuestro axioma. EL cero rueda con facilidad, es sensible al menor soplo. Razón por la cual no se le tiene muy en cuenta cuando está situado a la izquierda de un número: 02 =2, pues el cero sale siempre volando antes de acabar la operación. Sólo se vuelve significativo a la derecha, pues las cifras precedentes  pueden retenerlo e impedirle que se vuele. Por eso tenemos 20 = 2, mientras el viento no supere unos pocos metros por segundo.
    Sacaremos ahora algunas consecuencias prácticas de estas consideraciones: desde el momento que se teman perturbaciones atmosféricas, conviene dar a la suma una forma aerodinámica y comenzar lo más cerca posible del borde de la hoja de papel. Si el viento hace resbalar la operación en curso, se puede, casi siempre, recogerla antes de que lleguen al margen.

 

Sinopsis

Cuatro matemáticos, que no se conocen entre sí, son invitados por un misterioso anfitrión con el pretexto de resolver un gran enigma. Pronto descubren que se encuentran en una sala que empieza a menguar y que corren el riesgo de morir aplastados entre sus paredes. Tendrán entonces que averiguar qué relación hay entre ellos y por qué alguien quiere asesinarlos.

 

Críticas

“Mantiene en vilo al espectador y logra que su situación límite esquive la monotonía. (...) tiene muchos números –y nunca mejor dicho– para gustar al gran público, aunque quizá le falle algo de cálculo –y riesgo– para perdurar en la memoria”
Jordi Costa, Diario El País

---------------------------------------- 

“Interesante en el planteamiento inicial, un desarrollo correcto pero un final atrapado con alfileres”
José Manuel Cuellar, Diario ABC

----------------------------------------

“Juguete de hábil construcción argumental y notabilísimo pulso dramático”
Toni Vall, Cinemanía

----------------------------------------

“Un simpático enigma, un pasatiempo sin pretensiones, resuelto con encomiable desenvoltura”
Alberto Bermejo, FilmAffinity

 

Ficha técnica

Dirección: Luis Piedrahita, Rodrigo Sopeña • Guión: Luis Piedrahita, Rodrigo Sopeña • Reparto: Alejo Sauras, Elena Ballesteros, Santi Millán, Lluís Homar, Federico Luppi, Helena Carrión, Ariadna Cabrol, Juanma Falcón • Fotografía: Miguel Ángel Amoedo • Productora: Notro Films • Música: Federico Jusid • País: España • Duración: 87 minutos • Año: 2007 • Título original: La habitación de Fermat • Género: Intriga. Thriller | Thriller psicológico. Supervivencia

 

Premios

2007 Festival de Sitges: Sección oficial largometrajes a concurso